Archive for the La chica de la ventana Category

La artista.

Posted in Historias, La chica de la ventana on febrero 8, 2010 by polaryotro

Mai Meneses.

Esta cantante es la artista que la chica de la ventana imaginó ser cuando anduvo entre las calles mezclándose con el exterior.  Pero esta artista no existe y nunca existió y, tampoco, llegará algún día a existir.

Para el mundo, la artista y su micrófono no son reales, puesto que ninguno de ellos es tangible. Pero la chica de la ventana, en la soledad de su habitáculo, visualiza una y otra vez esta imagen, recordando el tacto del hermoso y delicado vestido mientras se sorprende del frescor del frío micrófono. Incluso recuerda la canción que ella, tildada como gran artista, cantó durante largos minutos.

Ella sabe que aquello nunca ocurrió, reconoce que las facciones y gestos de la artista son distintos a los suyos, es consciente de que las voces de ambas difieren tanto como dos polos opuestos y que, incluso, ni el color de sus cabelleras es el mismo. Pero, en su recuerdo, la imagen de la artista es tan real como el sentimiento de libertad que vivió durante su escasa salida.

Y la imagen – junto con la voz, interpretación, movimientos y carisma – de la artista, nunca será aceptada para la humanidad; pero, para la chica de la ventana, la artista cantando es lo más real que ha visto jamás.

La chica que pasa por delante de la ventana.

Posted in Historias, La chica de la ventana on febrero 1, 2010 by polaryotro

Scarlett Johansson

Esta es la delicada chica de voluptuosos labios que todas las mañanas camina frente a la ventana de la otra chica. Es a quien la segunda se imagina acicalándose en su casa.

También podría ser una chica de voluptuosos labios que todas las tardes, en el silencio de una habitación vacía y oscura, desnuda sus piernas con la mayor determinación conocida, pues la maldad de su interior crece por ellas como vello trepador. Y, todas las noches, sueña con que algún día pueda vivir olvidando que dentro de ella todo lo que se gesta, nace y crece se aleja de la bondad.

Aunque, lo más seguro, es que únicamente sea una delicada chica de voluptuosos labios que disfruta viendo cómo su figura responde a las exigencias culturales de belleza.

Pero, la chica de la ventana, nunca llegará a pensar en algo tan pueril y es que, su alma analítica soñadora, no se lo permitiría…